Saltar al contenido

Panorama: ¿Estás conectado?

wifi_iconoLas consultoras del mercado tecnológico están reflejando en sus últimos estudios la veloz transformación de los consumidores, de los servicios y de los productos que habitan el sector. Uno de los cambios más importantes es el auge de los “dispositivos conectados”.  Así lo explica ITespresso en un artículo publicado esta semana: La venta de dispositivos conectados en todo el mundo se incrementó un 29% en 2012. “Según calcula IDC”, podemos leer en ITespresso, “durante el año pasado las ventas de estos equipos y gadgets aumentaron un 29% respecto al ejercicio anterior, sobrepasando los 1.000 millones de unidades”. Según IDC, “gran parte de este crecimiento habría tenido su origen en el impulso de las tabletas”.

Frente al empuje de las tabletas, María Garaña, presidenta de Microsoft Ibérica, decía en una entrevista en El País que la tableta no podrá reemplazar al PC. “En general, una tableta que no funcione con Office, que no tenga ranura de USB o que no maneje el director de tecnología de una empresa no tiene recorrido en el mercado profesional”, razona Garaña.

Los dispositivos móviles suben como la espuma, y parece que este 2013 también puede ser un buen año para las videoconsolas, tras el bache del 2012. La consultora ABI Research prevé crecimiento para este ejercicio, y otorga protagonismo a Microsoft y Sony, en detrimento de Nintendo.  Según DealerWorld, a partir de datos de ABI research, se espera que 2013 suponga el inicio de una cadena de años de crecimiento positivo para el mercado de las videoconsolas, un optimismo que se basa en varios factores. «En primer lugar, está previsto que la Wii U experimente una reducción de precios en 2013. En segundo lugar, la próxima generación de videoconsolas de Microsoft y Sony estarán disponibles con la anticipación y los niveles de producción necesarios para satisfacer la demanda navideña, con precios por debajo de los 450 dólares, aunque lo ideal serían 350 dólares. Por último, las consolas de nueva generación no adoptarán prácticas de consumo hostiles que harán que los consumidores recapaciten sus compras, tales como medidas para obstaculizar el mercado de juegos usados ​​o que requieran una conexión a Internet DRM para prevenir otras formas de piratería”.